Amores

July 27, 2018

 

¿Quién no recuerda un amor de juventud ?... Siempre tan especial las primeras relaciones, los primeros besos, caricias o incluso las promesas de amor para toda la vida, pero con ello las primeras decepciones, rupturas y desengaños….

Y la pregunta entonces es ¿Verdaderamente qué es el amor? ¿El qué sentía de niña con mis padres, el qué descubrí en el primer enamoramiento, el qué sentimos con la pareja, o el insuperable es el de madre hacia los hijos?

No tengo la menor duda de que el amor de pareja es el más intenso para nuestros corazones y también para nuestra psique porque los lazos que nos unen no son lazos familiares, de sangre o cordón umbilical, son amores que nos traen la dicha de llenarte con el otro y el otro contigo, y eso solo puede suceder cuando realmente hay un equilibrio entre amar y ser amado, además hay libertad y la confianza de que estas con quien realmente te corresponde.

Siempre hay debate con lo de “llenarte del otro”, el ideal de: primero tienes que estar lleno para poder dar no es tanto así, porque la naturaleza de hombres y mujeres es la fluctuación entre lleno y vacío, a cualquier nivel somos así, es pura fisiología, un ejemplo fácil: tengo hambre y siento el vacío en mi estómago, entonces como un plato de arroz y ya no estoy vacío me siento lleno, pero hasta que se vuelve a vaciar… Y lo mismo ocurre con el día a día de las relaciones, pero sobretodo año tras año lo que será válido es si me sigo llenando con mi pareja y sí además yo le lleno también.

¿Qué es entonces llenarte del otro? Desde luego no es apegarte y no querer sentir esa fluctuación tan natural y sana en las relaciones de pareja; en esa fluctuación es cuando realmente estas dispuesto a aprender y a crecer. Nadie es perfecto, ni tú, ni tu pareja, saber aceptar al otro tal y como es necesita de “amor”, no solo de respeto, es amar y respetar cómo es la otra persona y disfrutar de lo que os acerca el uno al otro porque hay intereses en común, horizonte de vida al que mirar juntos, pero sobretodo lo que no hay es afán de cambiar al otro, y entonces, además, no saber convivir con la fluctuación de lleno y vacío que realmente te aporta la renovación del amor que os sigue uniendo, o a lo mejor realmente ser honesto y cuando  no eres feliz y tampoco ya te interesa la felicidad del otro entonces es mejor no renovar esos “votos de amor” y arriesgarte a caminar con la dignidad, la honestidad y la valentía del cambio.

El amor de pareja es una unión libre y voluntaria, es una unión de respeto y aceptación, es una unión de compartir y aprender, es una unión de lleno y de vacio, y mientras te quieras seguir llenando del otro y el otro de ti entonces todo fluye y perdura feliz. Si no es así el cambio es lo más renovador, digno y necesario para estar bien contigo mismo incluidos tus vacíos y tus ganas de encontrar con quien llenarte, al que amar y con quien sentirte amado.

Que el amor te colme de alegría y de satisfacción y que aprendas mucho de todo ello, feliz día!

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

December 7, 2018

November 2, 2018

Please reload

Archivo