La Eva Feliz

November 17, 2017

 

Eva tiene motivos para ser feliz.

 

La mujer es protagonista de nuestro tiempo. Tras una de las más largas revoluciones sociales de todos los tiempos, hemos logrado la equiparación de derechos y nos hemos incorporado con éxito en el mundo laboral, económico y político, al tiempo que conquistábamos la liberación sexual y el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo y en planificación familiar. Muchas cosas han cambiado en apenas tres o cuatro generaciones de mujeres, cuando se nos negaba el derecho a la educación o dependíamos del permiso de nuestros padres para poder elegir pareja y casarnos o de nuestros esposos para algo tan sencillo como abrir una cuenta en un banco o solicitar un pasaporte a nuestro nombre. Pero todos estos cambios solo son el principio de un cambio de ciclo que marca el fin del patriarcado y el inicio de una nueva era para la humanidad, de mayor revalorización de los valores más esencialmente femeninos en equilibrio con los masculinos.

La Eva bíblica tenía pocos motivos para sentirse feliz. Tras morder la manzana y compartirla generosamente con Adán, quedó convertida en chivo expiatorio de todas las desdichas de la humanidad. Culpable de un supuesto pecado original y tendenciosamente presentada como origen de todos nuestros males, durante siglos los patriarcas debatieron sobre si tenía Alma o su naturaleza era equiparable a la de los animales. En el mejor de los casos, lo que quedaba fuera de toda duda era su inferioridad respecto del varón. Sin embargo, el tiempo siempre acaba poniendo las cosas en su lugar y ahora la ciencia reconoce la verdad sobre el potencial de la mujer y su papel en nuestra historia y la sociedad.

¿Hablamos de Genética?

Las últimas investigaciones resaltan la importancia del ADN mitocondrial y el hecho de que solo se transmite a través de las mujeres (ver + info en post El linaje femenino), siendo la vía más clara y directa para remontarnos hasta nuestros orígenes en la primera mujer de nuestra especie que los investigadores identifican como Eva mitocondrial.

¿Y sobre Sexualidad?

Durante milenios se nos calificó como el sexo débil. Desde el célebre Informe Hite sobre la sexualidad femenina hasta nuestros días, cada vez ha quedado más en evidencia la absurdidad de aquella falsa aseveración, máxime cuando el potencial de la naturaleza femenina es multiorgásmica, a diferencia de la masculina.

¿Qué tal Economía?

Cuando en las guerras mundiales las mujeres ocuparon masivamente los puestos de los hombres que habían sido enviados a luchar en el frente, quedaron también en evidencia las mentiras que habían sostenido durante milenios la discriminación y el menosprecio hacia las capacidades de la mujer en el mundo laboral. Desde entonces, nuestra participación e importancia no ha dejado de crecer y así seguirá siéndolo en la Economía 4D que se avecina.

En definitiva, estamos culminando la mayor revolución y cambio social de la historia. Y en un momento tan crucial para la humanidad, cuando nuestro modelo de sociedad de consumo está agotando los recursos de planeta y poniendo en peligro la vida y la civilización, tal y como las conocemos, la aportación de las mujeres es fundamental. Ante esta situación, a la Eva moderna se la reconoce en su papel de conservadora y transmisora de la vida.

La mujer es protagonista de nuestro tiempo. Los valores femeninos de la sensibilidad, la comunicación y la cooperación son absolutamente necesarios para superar la actual situación de injusticia social, conflictos y guerras en todo el mundo. Un mundo más pacífico, próspero y armonioso depende de un mayor equilibrio entre el lado femenino y masculino de nuestra sociedad, sin olvidar que hombres y mujeres compartimos ambas energías.

La Eva feliz está liberada de culpa por su propio cuerpo y aquella historia de la manzana, como también sabe que ya no es tiempo de brujas malvadas que den a comer manzanas envenenadas a otras mujeres por ser más jóvenes y bellas, cuando todas somos bellas si sabemos reconocernos en todo nuestro valor como mujeres. Ya no más manzanas de la discordia que nos enfrenten y dividan, sino manzanas apetitosas que podamos compartir en el banquete de celebración de la vida y nuestra naturaleza femenina y sabia.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

December 7, 2018

November 2, 2018

Please reload

Archivo