La mujer como mercancía

October 13, 2017

 

“Yo he secuestrado a vuestras hijas y las venderé en el mercado” Con estas palabras anunciaba Abukabar Shekau, el líder de Boko Haram, sus intenciones en relación a las 300 niñas secuestradas en Nigeria el 5 de Mayo 2014. Unas palabras que lo dicen todo sobre la visión que los hombres que las mantienen cautivas tienen sobre la mujer : una mercancía.
 
La mujer vista como objeto ha dado lugar a todo tipo de abusos a lo largo de nuestra historia. La situación que ahora se nos muestra tan descarnadamente en Nigeria es un capítulo más de la triste y vergonzosa historia de la puesta en duda de la condición humana de la mujer en relación al hombre en todas las épocas y culturas “En la Edad Media, los teólogos (todos ellos hombres) discutían incluso si las mujeres eran seres humanos -¿Tienen un alma, o eran más equiparables a los animales superiores, como los caballos y perros?” (Waters, M-A., 1977, p. 87). Que esto siga siendo así en pleno siglo XXI es algo que sacude nuestras conciencias.
 
Lo sucedido en Nigeria es solo una muestra más de los múltiples abusos que se siguen cometiendo contra la mujer en todo el mundo. Desde el tráfico de mujeres para la prostitución en todo el mundo a la lacra de las violaciones, matrimonios forzados y el infanticidio de las niñas en la India que está detrás de los 50 millones de mujeres faltantes en la demografía de aquel país, pasando por los más de mil “crímenes de honor” contra mujeres en Pakistán cada año y el dato del 90% de hogares con violencia doméstica según Human Rights Watch en ese mismo país, pasando por la mutilación genital femenina en África, que alcanza hasta el 95% de las niñas entre 4 y 11 años en lugares como Somalia o las mil violaciones diarias en República Democrática del Congo.
 
¿Qué podemos hacer ante esta situación? Ante todo, tener siempre muy presente que la inmensa mayoría de mujeres en el mundo siguen sometidas a condiciones de abuso y discriminación iguales o peores que las sufridas por las mujeres de nuestro linaje en España hasta hace solo dos o tres generaciones. Apoyarlas en su propia lucha por la igualdad de derechos es uno de los grandes objetivos que nos proponemos desde Mujeres Felices. Pero ¿Qué más podemos hacer? Concienciar, educar, formar… aquí y ahora, para dar el paso adelante que nos corresponde en la exaltación de los valores más genuinamente femeninos, hasta lograr el necesario equilibrio con los masculinos, pues solo así la humanidad podrá superar los grandes retos que enfrentamos en los inicios de este tercer milenio, los de un mundo más pacífico, humanizado y también respetuoso con nuestro planeta, la Madre Tierra.
 
En lugar de esto, los “señores de la guerra” de Nigeria, Somalia, Pakistán y tantos otros países, lo que pretenden es hacernos retroceder mil años. Para avanzar hacia un futuro mejor y más justo para todos es fundamental la plena integración de la mujer en la sociedad. Los hombres de Boko Haram lo saben, y por eso apuntan sus armas hacia las niñas que van a la escuela, a pesar de las amenazas que pesan sobre ellas. En África el acceso de las mujeres a la educación significa matrimonios más tardíos, menor número de hijos, mayor autonomía y posibilidades de desarrollo profesional. Una liberación y progreso humano que esos hombres no están dispuestos a tolerar. Y, para evitarlo, están dispuestos a hacer uso de niveles de violencia inimaginables, desde el secuestro de estas niñas a matanzas que ya suman más de tres mil muertos. Hoy mismo han sido noticia por un doble atentado con bombas en un mercado y los accesos de un hospital en Jos – Nigeria, dejando 118 muertos y 45 heridos, siendo mujeres la mayor parte de las víctimas.
 
La educación es un primer paso para la liberación e integración de la mujer, al que seguirán otros en todo el mundo, porque este cambio social es imparable y nada ni nadie lo va a poder detener. Desde las sufragistas hasta nuestros días, han sido muchos lo que lo han intentado, sin poder evitar que, paso a paso, las mujeres ganen una presencia e influencia crecientes en la sociedad. Mujeres libres y valientes que, en todo el mundo, impulsan el progreso, la paz y la prosperidad.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

December 7, 2018

November 2, 2018

Please reload

Archivo