El Alma, la Luz y la Esencia de tu Ser

June 9, 2017

 

El sentido de la vida y el significado de la muerte están íntimamente ligados a la posibilidad de que exista, o no, en nosotros una forma individual de energía y conciencia a la que conocemos con el nombre de Alma (del latín ánima).

¿Somos solo el cuerpo físico que vemos cuando nos miramos en el espejo o hay una dimensión más sutil y profunda en nuestra naturaleza humana? Esta es la pregunta fundamental que nos planteamos desde que somos humanos, porque no es una cuestión que tenga que ver exclusivamente con la religión o con la filosofía, sino con nuestra forma de vernos a nosotros mismos. ¿Somos solo un cuerpo que crece, envejece y muere o nuestra naturaleza humana es superior, más sutil y va más allá del cuerpo físico?

En nuestro largo viaje evolutivo hubo un punto de inflexión, un antes y un después, que cambiaría nuestras vidas para siempre. Fue el momento en que comenzamos a enterrar a los muertos y honrar su memoria. Y todo cambió para siempre, en nuestra forma de mirar a los demás y a nosotros mismos, como en el amor, la amistad y los valores humanos que nacieron de aquella nueva visión sobre el Ser humano.

Incluso la mayoría de quienes niegan la existencia del Alma, tienden a reconocer una naturaleza superior y trascendente en el ser humano, en la medida que nos reconocemos como seres dotados de Conciencia sobre nosotros mismos. Porque, finalmente ¿Qué es el Alma? ¿Cómo podríamos definir ese cuerpo energético invisible y sutil que nos hace humanos? El Alma puede ser entendida como un Campo de Conciencia. Desde esta perspectiva se pueden tender puentes de entendimiento entre Ciencia y Espiritualidad, uniendo las dos ramas de nuestra Conciencia: la Razón y la Sensibilidad. Podríamos utilizar otro nombre, quizás menos cuestionado desde cuantos rechazan las antiguas formas de religión, pero creo que deberíamos seguir honrando el nombre que le otorgaron nuestros antepasados a nuestro cuerpo energético más sutil y al que vincularon los lazos de amor con sus seres queridos, aún después de la muerte.

“El Alma en nuestro cuerpo, es nuestra máxima cualidad de belleza y verdad. Dichosas las personas que aman, conocen, sienten y aprenden a través de su alma despierta. Porque buscarán y descubrirán lo mejor de si mismos”

La evolución de la vida sobre la Tierra no ha sido tan sólo física, sino de la aparición y expansión de niveles de Conciencia cada vez mayores, en el tránsito desde los niveles más densos de la energía, reflejados en la materia del cuerpo físico, a los progresivamente más evolucionados y elevados de los cuerpos emocional y mental que se fueron conformando a lo largo de millones de años hasta culminar en el Ser humano. Y esto sucedía al tiempo que nos dotábamos de sentidos corporales para reconocer las formas físicas y de sensibilidad para percibir también otros cuerpos más sutiles.

Así como hay personas dotadas de capacidades matemáticas, artísticas o musicales, que pueden ser descubiertas en la infancia y cultivadas a lo largo de toda la vida, también hay otros dones o capacidades no tan conocidos o reconocidos, como los que nos permiten percibir los cuerpos sutiles de otras personas, incluso en sus emociones y pensamientos más profundos. Doy gracias a la vida por ser una de esas personas y por haber tenido la oportunidad de cada día percibir sentir, conocer y compartir a través de este don la Luz del Alma y que para mí y quienes me conocen es el método Sibyl y todas las respuestas que he recibido es lo que llamo Sibyl Universal y que en este texto algunas corresponden a lo que esta entrecomillado.

“Y, entonces, seremos conscientes de cualidades muy importantes como son: La apertura del corazón, pues el Alma se manifiesta en él. Y se borran la mayoría de defectos de la personalidad y del Ego (ira, resentimiento, el egoísmo…) La apertura de la mente, pues el Alma se manifiesta en ella. Y se vuelve abierta expansiva, desapegada, flexible, exploradora, positiva… Y la cualidad más importante, la certeza, el convencimiento de nuestra Misión en la Vida, que nos vuelve coherentes, entusiastas, satisfechos y realizados”.

Me llaman la atención las series televisivas como Médium o Entre Fantasmas, porque me siento  identificada con esas mujeres que, como yo misma, descubrieron desde niñas que podían ver y sentir realidades sutiles más allá del mundo visible. Como ellas, siento que esta capacidad es una oportunidad de ofrecerte a los demás. He podido sentir y ver a través de mis manos los cuerpos sutiles: emocional, mental… y del Alma de muchísimas mujeres y hombres. Por eso, para mí está fuera de toda duda la existencia del Alma, porque su presencia es algo que he podido experimentar en cada persona que ha permitido que la conociera a ese nivel. Y porque la Luz del Alma es lo más bello y fascinante que he podido conocer y experimentar, y  por ello he dedicado una gran parte de mi tiempo a averiguar más sobre su naturaleza y características y que en sucesivos posts de Mujeres Felices, compartiré con todas vosotras.

 

Conocimientos concretos como es saber que el Alma de cada persona tiene un denominador común, un rasgo o característica especial, que la acompaña a lo largo de todas sus vidas y reencarnaciones, como también conocer cuáles son los tipos de Alma según la dirección de su energía, es decir, las Almas de Movimiento, las de Transformación, de Liberación y de Quietud y cómo actúan e interactúan los distintos planos emocional y mental con el Alma de cada Ser, y muchas cosas que podemos aprender sobre el Alma y que ella nos puede enseñar, porque el Alma es el Maestro, quien sabe el propósito y el camino para nuestra realización y felicidad en esta vida. Y sobretodo con todo ello vamos a poder distinguir los distintos planos y lo que en ellos acontece.

“El plano emocional, es el plano de las emociones. Esta unido al plano físico o, lo que es lo mismo, al cuerpo, es más, el cuerpo está atado a él como a un cordón umbilical de nutrición, que nos confiere una seguridad en la supervivencia, pero esto es irreal, aunque necesario en un inicio. La emoción es tangible, se percibe en todos nuestros sentidos ligados a esa supervivencia como cuando tenemos miedo. Es cierto que el plano emocional confiere vida al plano físico – te hace sentir vivo- y esto, al mismo tiempo, es impedimento a una vida más plena y completa. Las coordenadas del plano existen, y un espacio real y dimensional, es –la maya- pero es transparente cuando se atraviesa. Todo lo que sucede en este plano es exclusivo de él, pues se retroalimenta, no hay avance hacia arriba si no se atraviesa sin mirar atrás. El plano emocional grita, te sacude, para decirte – Elévate – Supérate- y entonces busca, camina con tu Consciencia, expendedora de regalos y tesoros” 

Alma y consciencia están unidos, ser consciente o tener conocimiento de quienes somos y del propósito de nuestra naturaleza física y sutil es muy importante, para no estar limitados por la ignorancia y el desconocimiento, está claro que hemos de superarnos abriendo realmente los ojos a todo lo que intuimos y sentimos verdadero.

Los caminos están trazados hacia una única verdad y hacia un único fin, el bien y la felicidad. En qué lugar del camino estamos y que hacemos con la libertad que poseemos es otra pregunta siempre a explorar.


 

“Y en el fondo del amor cósmico,
en las aguas profundas existen las Almas,
Y atraídas por la luz de la superficie nacen a la consciencia,
abiertas al cielo inmenso de las posibilidades.
Y en la decisión de explorar un mundo nuevo,
recuerdan, solo en sueños el origen de la vida
en las aguas en las que fueron engendradas.
Y en el nuevo mundo, descubren también
la oscuridad que les impide ver
pero que, cada día, trae la promesa del amanecer.”

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

December 7, 2018

November 2, 2018

Please reload

Archivo