Lo que de verdad importa


Estamos en pleno siglo XXI, de niña me imaginaba para esta época ver a mi alrededor un paisaje futurista como en muchas películas del estilo Stark Trek, sociedades perfectas donde todo esta organizado e impoluto, una utopía de orden, comodidad y tecnología avanzada. Ahora doy gracias porque eso no sea así y lo que me gustaría volver a encontrar son: las relaciones humanas de comunidad, calles en la ciudades con niños jugando y menos vehículos circulando, las frutas y verduras de temporada para degustar con todo su sabor, menos prisas, menos televisores, menos escaparates… muchas menos cosas y más sencillez y autenticidad. Otras cosas nunca las echaré de menos como el humo de tabaco en cualquier lugar. Todo cambia y a veces perdemos de vista la vida sencilla que esta a nuestro alrededor, se ha instalado un ansia de éxito exterior que nos aparta de nuestro centro que siempre se encuentra entre pulmón y pulmón. Un lugar sagrado y del que tantos han hablado en el siglo I en el X o en el XXI que más da. Un espacio pacifico, silencioso y sabio que siendo niña, adulta o anciana sé que estará en el mismo lugar, será distinto eso sí, más grande o más pequeño, dependerá de lo vivido pero sobretodo de lo que he amado, perdonado y olvidado. Un lugar sagrado donde la niña que soñaba sigue allí para que juguemos juntas, alegres, fuertes e inocentes…. Por favor que esto siga así siempre porque no quiero perderme en un territorio desconocido para todos, muy extraño… más de lo que nos paramos a reflexionar… Cuantas cosas echamos de menos…. Nuestro corazón lo sabe y a él es al que quiero escuchar para vivir sin miedo, con alegría, ligereza y autenticidad.

Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon