Tentación, obsesión, adicción

August 31, 2018

 

Seguramente muchos nos podemos sentir identificados con actos de no resistirse a la tentación, nos pueden venir muchos ejemplos a la mente... algo tan simple como una pastelito puede resultar muy tentador, incluso sabiendo que puede contener casi mil calorías que no necesitamos para nuestro cuerpo no nos deja de apetecer menos y caemos en la tentación de comerlo. Es bien cierto que todos queremos cosas que sabemos nos van a perjudicar, hay peligrosas fascinaciones y obsesiones que desde luego no son sanas, incluso algunas que resultan difíciles de explicar, y otras lamentablemente tan habituales que acompañan a la humanidad durante siglos y siguen determinando el devenir en las vidas humanas.

Por suerte, la mayoría sabemos controlar nuestros impulsos, para ello utilizamos la fuerza de voluntad y así poder ahuyentar los oscuros instintos. Pero por desgracia para otros la fuerza de voluntad falla y no es suficiente. Las obsesiones son como cantos de sirenas a los que no podemos resistirnos y entonces aquello se convierte en nuestra obsesión y el siguiente paso es la adicción. Un día nos damos cuenta de que lo que persigues, lo que más querías cada día en la vida... lamentablemente nos ha dejado sin vida. Y eso increíblemente tampoco frena las adicciones, incluso siguen hasta el extremo de llevarnos al filo de la muerte o habernos guiado a extremos de un horror inimaginable.

Sé que leer esto puede resultar difícil, muy duro, y la mayoría de veces queremos negar esa realidad, esté esa realidad en nosotros o a nuestro alrededor pero, por desgracia, es tan habitual que eso es lo que nos asusta y nos horroriza.

Por supuesto, y esto es importante, no pretendo hacer una exposición que explique este tema tan importante de salud desde el conocimiento de la psicología o la psiquiatría, sencillamente es una reflexión distinta a lo académico. Por supuesto lo recomendable es acudir a un profesional, sin lugar a dudas, cuando todo aquello que no podemos controlar te lleva a conductas compulsivas que perjudican tu calidad de vida y que te generan problemas en cualquier área de la vida,  hay que buscar cuanto antes ayuda.

Son muchos los signos y síntomas característicos de ese padecimiento, las adicciones son dependencias que traen consigo graves consecuencias. Y es importante saber que existen adicciones no solamente a sustancias químicas, vegetales o actividades, también lo son adicciones cierto tipo de relaciones interpersonales. Y también es aplicable a compulsiones que no están relacionadas con consumo de sustancias, pues son adicciones también  las compras compulsivas, la adicción al sexo, al comer en exceso, al trabajo, a los juegos con dinero y el propio dinero que no tiene clasificación como termino propio de adicción pero que bien merecería el término de yonqui del dinero.  La persona adicta es aquella que cree que no puede vivir sin el objeto de su adicción, y todo gira en torno a conseguirlo de forma permanente y compulsiva. No lograrlo le lleva a problemas de ansiedad y peor aún a efectos muy dolorosos de abstinencia cuando se ve privado de su consumo.

Puede haber factores biológicos y psicológicos que contribuyan a estas adicciones pero eso tampoco es propósito de este artículo. Lo que sí pretendo es aportar una reflexión sobre un aspecto que no está tan estudiado, ojala hayan más estudios sobre las verdaderas carencias en el ser humano, que de verdad se conozca su naturaleza completa, que se universalice en las escuelas el estudio de la naturaleza espiritual al mismo nivel que lo hemos hecho con la anatomía, biología, fisiología... Es un tema muy necesario como colectivo humano pero ¿Por qué no nos atrevemos a reflexionar y a indagar no solo a un nivel personal? Me parece sospechoso y me pregunto si en verdad interesa que seamos menos adictos, menos obsesivos con todo lo que implique consumir, porque tristemente nuestra sociedad es llamada sociedad de consumo, y lo peor que la espiritualidad es considerada por muchos algo anticuado y supersticioso . Y tristemente las religiones siguen poniendo la atención en las formas y no en el fondo o, peor aún, volcadas en el control y el miedo.

¿Realmente a qué me estoy refiriendo, qué carencias no son atendidas

No tengo la menor duda de que tenemos carencia de AMOR y carencia de conocernos mejor a nosotros mismo para saber realmente quienes somos que hemos venido a hacer y como favorecer que esa realización personal y transpersonal se haga realidad.

La próxima vez que cualquiera de nosotros caiga en la tentación y se esclavice a hábitos nada saludables,  podemos preguntarnos de que tengo realmente carencia, cual es mi verdadera necesidad, que vacío estoy llenando y cuanto tiempo voy a perder sin hacer un mejor uso de mi voluntad y sobretodo de mi libertad.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

December 7, 2018

November 2, 2018